Hacer ejercicio con la consola, una posibilidad real

El ejercicio siempre ha sido una fijación para los habitantes del mundo occidental desde hace muchos años. Todo comenzó con el estilo de vida actual que llevamos, sedentario y ocupado, donde sacar media hora al día es costoso. Los primeros en dar pasos en este sentido fueron los VHS de entrenamientos, donde una musculosa mujer de películas de serie B nos mostraba varias actividades de fitness y ejercicio que podíamos realizar delante de la tele del salón. Si bien no sé cuando comenzó esta moda en las consolas, está claro que en esta generación se ha producido la explosión de los entrenadores virtuales, primero con Wii y ahora con PlayStation Move y Kinect.

Antes de nada, destacar que yo no soy ningún experto en deporte ni nada que se le parezca, pero si conozco más o menos las rutinas para realizar ejercicio de forma saludable. Es evidente que moverse siempre beneficia a la salud y a nuestro cuerpo, pero si realmente queremos llevar una buena rutina a la práctica, tiene que ser de forma organizada. En el mercado podemos encontrar decenas de productos para todas las plataformas, pero si nos vamos fijando detenidamente, la mayoría no evolucionan más allá de los tradicionales DVD’s de deportes, incluso lo complican.

 

¿Alguno se salvará de la quema?

Todos conocemos WiiFit, un producto divertido que ha superado las 20 millones de copias vendidas en todo el mundo, todo un hito tratándose de un hardware adicional y teniendo un precio que supera el centenar de euros. No es ni de lejos un buen software para hacer ejercicio, pero su idea y su éxito plantaron la semilla para que otras desarrolladoras se aventurasen a crear productos y juegos siguiendo la misma línea.

Bajo mi punto de vista, fue EA Sports Active quien realmente consiguió convertirse en un producto sólido y sin fisuras, un verdadero entrenador personal a medida. Sin embargo tenía un impedimento, y es que sin estar aún WiiMotion Plus disponible, la detección de movimientos en ocasiones era algo desesperante, y entre quitarnos una correa o intentar que el mando nos detectase correctamente, podíamos estar una hora frente a la consola y realmente sólo realizar 15 minutos de ejercicios, algo que terminaba por desanimar.

Con el lanzamiento de PlayStation Move y Kinect se han abierto nuevas posibilidades, sobre todo al tratarse de controladores más precisos. Sinceramente he de decir que no he podido probar ninguno en PlayStation Move, pero imagino que con la precisión de la que goza el periférico, será difícil hacerlo mal, siempre y cuando el software sea bueno, claro. Por otra parte tenemos Kinect, que reconoce todo el cuerpo y nos evitamos el problema de tener que andar con absurdos periféricos y “anclajes” al cuerpo. Sin embargo, el espacio si es importante. He podido probar muchísima morralla, pero al final me gustaría destacar dos productos: EA Sports Active 2 y Your Shape: Fitness Evolved.

Lo que podéis ver en la imagen superior es una pequeña panorámica a base de cuatro fotos de mi habitación. El motivo es deciros que desde el dispositivo Kinect (arriba a la izquierda) hasta el fondo del cuarto, apenas hay 2 metros, y os aseguro que puedo jugar perfectamente. Es más, he tenido algún encontronazo de ancho, pero nunca de largo. Bien, empecemos con un punto en común muy importante, la comodidad. Al no tener que andar luchando contra el mando ni con tediosas sujeciones, de cuarenta minutos frente a la consola podemos sacar tranquilamente media hora de tiempo real de ejercicio, con lo cual aprovechamos muchísimo más la actividad diaria que le podamos dedicar. Destacar, que ambos, funcionan a la perfección, pero en este sentido el título de Electronic Arts está más trabajado.

Your Shape se centra más en minijuegos y actividades diversas, ofreciendo más variedad y mayor diversión. Si bien se ejercita todo el cuerpo, parece más un entretenimiento que una verdadera herramienta. Por otra parte, la detección de nuestro cuerpo en líneas generales suele ser buena, pero en ocasiones se pone tozudo con algunos detalles, como ropa ancha que podrá confundir con que no abrimos lo suficiente las piernas. Si bien cuenta con ejercicios personalizados (adelgazar, tonificar, etcétera), está todo más abierto al usuario, y no hay nada que nos anime a continuar día a día. Además, por mucho que ofrezca diferentes programas, está todo demasiado centrado en el fitness. Sin embargo, no nos engañemos, es un buen producto, pero no vale 70€.

Por el contrario, EA Sports Active 2 se centra casi por completo en los retos deportivos de verdad. Por ejemplo, cuenta con un programa de tres semanas y otro de nueve semanas, ambos centrándose simplemente en hacer deporte. Los ejercicios irán variando progresivamente para que realicemos un progreso adecuado, centrándose en días alternos en piernas, brazos, torso, cardio, etcétera. Por otra parte, podremos marcar en el calendario que días no podemos realizar la actividad, y el programa lo tendrá en cuenta para compensárnoslo. Cada día comenzará con calentamiento, irá alternando ejercicios de diferente intensidad y partes del cuerpo y terminará con una sesión de estiramiento. Es evidentemente que no tenemos a nadie en casa disponible para preguntarle o que realmente nos observe, pero desde EA se ha hecho todo lo posible para ofrecernos esa sensación, y sobre todo, incluir todo tipo de actividades para evitar lesiones o forzar demasiado. Además, si una actividad no es de nuestro agrado, podemos eliminarla del programa.

En cuanto a la detección de nuestro cuerpo, como comentaba antes, es bastante superior a Your Shape. Yo me imagino que usará algunos truquitos y que también confía en que nosotros realicemos algunas cosas, pero funciona de forma muy fluída y da gusto ponerse delante de la consola a ejercitarse. Por ejemplo, en los ejercicios normales podemos mover los brazos libremente (sin ir más lejos, mientras damos saltos) y el personaje así lo reflejará, prueba de la buena detección. Sin embargo, a la hora de tumbarnos en el suelo y flexionar las piernas, en mi caso concreto, sé que Kinect no me ve bien los pies porque no le da el ángulo de visión, pero debido al movimiento de mis piernas, el software detecta lo que estoy haciendo. Puede ser un truquito de tener mano abierta o puede ser que han trabajado muchísimo este aspecto, pero de verdad, es una gozada no tener un solo problema de detección en media hora de entrenamiento.

Como decía antes, una de las grandes ventajas de Kinect es no tener que estar pendientes de ningún mandito, pero si es cierto que el producto viene con un pulsómetro que colocaremos en nuestro antebrazo  y que no se moverá de ahí en ningún momento. Su uso es completamente opcional, pero poder ver nuestro ritmo cardiaco nos ayuda a nosotros y le ayuda a la consola a saber cómo está respondiendo nuestro cuerpo para así irse adaptando a nosotros. Por último, una cosa que me ha sorprendido bastante, es la comunidad online con todos nuestros resultados, de forma que si necesitamos consejo de algún profesional (o incluso vamos al médico), podríamos llevar un informe completo de nuestro ejercicio, pulsaciones, etcétera. De verdad, una pasada.

Progreso de mi actividad de hoy.

¿Y a donde nos lleva todo esto? Pues sencillo, a que hoy por hoy sí que es posible realizar ejercicio delante de la consola, y cada vez de forma más cómoda. Es evidente que si queremos prepararnos físicamente para cualquier actividad extrema o fortalecernos mucho, lo recomendable será acudir a un gimansio y a un profesional. Pero si por el contrario simplemente queremos realizar una pequeña actividad diaria para perder peso o mantenernos en forma, o por ejemplo, como complemento de una dieta, aquí tenemos una excelente alternativa.