Crónica de una muerte anuncianda: El SMS

El SMS fue diseñado como un estándar del protocolo de telefonía móvil GSM, con la intención de que los operadores y otras entidades pudieran ponerse en contacto con los usuarios. Sin embargo, Nokia desarrolló un sistema para poder invertir el proceso y convertirlo en el sistema de mensajería estándar de cualquier teléfono durante muchos años. Gracias a sus 140 caracteres y a que se trata de un sistema rápido, directo y personal ha sido la vía de comunicación de millones de jóvenes, pero esto está cambiando, y es que actualmente se muestra obsoleto, con unos precios elevados para lo que ofrece, y sobre todo, que hay alternativas mucho mejores.

Con la llegada de los “smartphones” muchos son los usuarios que han dejado de lado el SMS para usar directamente el correo electrónico, o incluso funciones de mensajería de redes sociales como Twitter o Facebook, debido mayoritariamente al inferior coste de una conexión a la red de redes y la amplia posibilidad de medios a nuestro alcance.

El pensamiento mayoritario entonces fue adaptar programas como MSN Messenger a los móviles, pero lo cierto es que este sistema nunca ha terminado de cuajar en los dispositivos portátiles, ya que a casi nadie le interesa lastrar con una enorme lista de contactos, que puede llegar a ser abrumadora en el móvil.

La empresa RIM, responsable de los terminales Blackberry, pensó que si los usuarios ya están pagando una conexión a Internet, que menos que poder ofrecerles un chat gratuito entre ellos, sistema que ha sido la envidia del resto de usuarios durante varios años. Sin embargo, con la llegada masiva de terminales basados en iOS y Android, cuya conectividad a Interner es constante, estaba claro que había que buscar alguna alternativa al SMS. Si bien Gtalk ha ganado usuarios en los últimos años, muchos usuarios siguen sin disponer de él, así que era necesario algún sistema que no requiriese de otras cuentas para funcionar.

Dos ex-trabajadores de Yahoo decidieron lanzar al mercado WhatsApp, un chat gratuito muy similar al que se usa en las Blackberry, y que para realizar tu lista de contactos simplente usa los números de nuestra agenda telefónica. De esta forma, nada mas instalarlo, tenemos a nuestra disposición a todos nuestros contactos. Además, podemos enviar mensajes incluso estando el otro usuario desconectado, y lo recibirá cuando vuelva a conectar su terminal a Internet. Por si todo esto fuera poco, la aplicación permite conectar a usuarios de Blackberry, iOS, Android y Symbian, cubriendo prácticamente todo el mercado de los teléfonos de nueva generación.

Cada año se envian billones de mensajes SMS en todo el mundo, pero es evidente que la cifra se va a ir reduciendo a medida que las tarifas planas para móviles se implementen en todos los terminales. Todo parece indicar que dentro de algunos años el SMS quedará reducido a lo que fue en un origen, para que las operadoras u otras entidades se pongan en contacto con los usuarios, mientras éstos, evolucionan su forma de usar el móvil gracias a la llegada de aplicaciones innovadoras como WhatsApp.

iOS a por los juegos, Android a por los móviles

Estas navidades he decidido que era hora de renovar el móvil, y mi novia me va a regalar un nuevo terminal móvil. Para ello, he tenido que meditar claramente que quería, que necesitaba y que terminal se iba a adaptar mejor a mis necesidades. Yo, a estas alturas, lo que necesito es un buen terminal conectado constantemente a la red, lo que básicamente me dejaba cuatro alternativas: iOS, Android, Blackberry y Windows Phone 7. Finalmente descarté los dos últimos, básicamente por el menor número de aplicaciones que tienen en comparación a los dos primeros, a pesar de que los terminales Blackberry cuentan con toda mi confianza, prefería decantarme por un terminal algo más multimedia.

Tras quedarse solos en el “ring ” iOS y Android fue cuando realmente tuve que tomar algunas decisiones. Yo ya he disfrutado de ambos sistemas operativos (Android 1.5 con un Motorola Dext e iOS con varios iTouch, incluyendo un iTouch 4G). En principio me decanté por un iPhone 4 debido a la gran cantidad de aplicaciones que ya tengo para dicho dispositivo, pero a la hora de valorarlo como terminal móvil, hay muchas cosas que no me convencen.

Por ejemplo, las notificaciones. Mientras que en Android tenemos una barra de notificaciones que nos informa de las alertas de las aplicaciones (por ejemplo, de un nuevo correo o de un nuevo tweet), en iPhone nos salta una especie de pop-up informándonos de tal hecho, y podemos cerrarlo o abrirlo. Si lo abrimos, se nos cierra lo que estemos haciendo en ese momento, mientras que si lo cerramos, perdemos todo rastro de esa notificación. Me parece que en ese sentido está mucho mejor pensado Android, ya que tengo la notificación esperándome en segundo plano para cuando yo quiera verla.

Barra de tareas con notificaciones de Android arriba a la izquierda, push de iOS a la derecha

En un teléfono móvil, es algo que me parece fundamental, al menos para mi creo que en un terminal 3G las notificaciones de correo y redes sociales son un eje fundamental. Y la verdad es que no me cabe en la cabeza que Apple no haya mejorando apenas en este sentido desde hace algunos años, ya que la compañía de Cupertino siempre ha puesto la experiencia del usuario por delante de cualquier otra cosa, y actualmente, con cosas como esta, parece que lo está dejando de lado.

Android en sus inicios era un caos, un montón de inestabilidades y aplicaciones que se cerraban constantemente, pero hoy en día la experiencia de usuario se ha mejorado enormemente y ya se puede decir que en usabilidad ambos sistemas operativos están prácticamente al mismo nivel. Por otra parte, si bien la App Store es una auténtica maravilla (y gana enteros el poder navegar por ella mediante el PC), Android Market también ha tenido varios lavados de cara y actualmente no tiene mucho que envidiar.

Da la impresión de que Apple quiere meterse por completo en el mercado de los videojuegos, pero a cambio, ha dejado de hacer mejoras en el mercado móvil desde que hace algunos años lanzó la primera versión de iOS (entonces denominado iPhone OS), totalmente revolucionaria, pero que hoy en día se ha quedado atrás en muchos aspectos. Buena prueba de ello es el famoso fallo de las antenas en el iPhone 4… ¿cómo se te puede pasar por alto un fallo tan grave de cobertura en un teléfono móvil de tan altas prestaciones? Por suerte, hace unos días ya se ha hecho público que cambiarán la situación de la antena en próximas revisiones del terminal.

Si no tuviese un iTouch 4G quizás me lo tendría que pensar dos veces debido a mi gran afición por los videojuegos (aunque actualmente recomendables de verdad haya cinco contados), pero la situación es muy clara, y Android se muestra como un sistema operativo mejor pensado para los terminales actuales “siempre conectados”, y cuyo mercado está en plena expansión. Según el informe del tercer trimestre de 2010 de sistemas operativos móviles, Android está a punto de superar a Symbian (25,5% y 36,6% respectivamente), hecho que probablemente ya se haya producido tras las ventas de estas navidades, y sobre todo, con los diez millones de Samsung Galxy S vendidos (5 millones en apenas dos meses), un terminal que por si sólo parece que superará a iPhone 4, con 15 millones de unidades vendidas. Y retomando los porcentajes, Android hace un año apenas tenía un 3,5%, lo que muestra su impresionante escalada. Mientras tanto, iOS pierde mercado y se ha estancado en un 16,7%.

En resumen, parece que Apple va a por todas con los videojuegos, pero ha dejado de lado funciones móviles tan básicas como un buen sistema de notificaciones y no un incómodo pop-up que parece como las lentejas, “o las tomas o las dejas”, mientras que Android va mejorando a un ritmo impresionante. Todo por supuesto está supeditado a lo que el consumidor busque en su teléfono móvil, pero parece que las apuestas de cada sistema están bien claras.